(+34) 652 208 556 info@fueradecampofilms.com

      Las películas de nuestra infancia siempre tuvieron el típico final feliz donde todo el mundo lograba lo que tanto ansiaba. En los films de Disney se veía este cliché en todo momento: chica conoce a chico, chico le salva y viven felices para siempre. Pero, ¿de dónde sacaron las historias? Los hermanos Grimm escribieron sus historias en base a otras narraciones que leyeron, versionándolas hasta crear algo similar a lo que conocemos hoy en día. Aún así, eran demasiado desgarradoras para que Disney quisiera realizar sus películas infantiles en base a ellas.

      Hoy os contaremos los verdaderos finales de tres películas Disney con las que crecimos, el contenido en sí no es muy distinto pero el resultado final que conocemos es más suave, más apto para todos los públicos.

      La Cenicienta

      La historia que nos contaron de pequeños narra la vida de una chica que, al perder a su padre, debe vivir con su madrastra y sus dos hermanastras. Cuando se hace mayor va al baile de palacio con la ayuda de la magia de su hada madrina y allí se enamora del príncipe (y viceversa). Cuando tocan las 12 de la noche ella debe irse porque la magia se va a esfumar pero en la fuga pierde un zapato, cosa que lleva al príncipe a buscarla sin parar por todo el reino hasta encontrarla.

      En el cuento y las películas que conocemos ni las hermanastras son tan malas ni los sucesos tan desgarradores. En la historia de los hermanos Grimm el día del baile la madrastra encierra a la chica, y ella consigue ir al baile con la ayuda de un pájaro que conoce toda su historia ya que ha estado siempre en el árbol de al lado de la tumba de la madre de la chica. En esa época era muy importante tener los pies pequeños, ya que era símbolo de una belleza excepcional, por eso a nadie le iba bien su zapato. Cuando el príncipe empieza a buscar a la chica del zapato, la madrastra decide mutilar los pies de sus dos hijas (a una los dedos y a la otra los talones), pero le sale el tiro por la culata cuando empiezan a sangrar. Cuando finalmente se sabe quién es la verdadera portadora del zapato, la madrastra y las hermanastras son condenadas, las tiran a un pozo y las apedrean hasta la muerte mientras que ella se casa con el príncipe.

      Blancanieves

      La película de Disney que conocemos sigue la historia de la fuga de Blancanieves debido a que su madrastra quiere deshacerse de ella por no soportar que su belleza sea superior, tal como se lo dice su espejo mágico. Nos narra la vida de la chica, que logra salvarse y refugiarse en una cabaña con siete enanitos. Aún así la madrastra consigue encontrarla y envenenarla aunque ella no muere. Cuando aparece el Príncipe Azul, la besa y la chica se despierta.

      El cuento de los hermanos Grimm es muy similar al que conocemos hasta la primera parte donde ella escapa y encuentra los siete enanos. En este caso cuando la madrastra se da cuenta de que Blancanieves sigue viva decide matar a la chica ella misma y lo intenta tres veces. La primera con una cinta para el pelo, la segunda con una peineta tóxica y la última con la manzana envenenada, con la que cae inconsciente. Fue enterrada en un ataúd de cristal y salvada también por el príncipe, pero sin beso, al moverla salió el trozo de manzana. El día de la boda invitaron a todo el mundo, incluso la madrastra, a la que hicieron bailar desnuda y con unos zapatos de hierro calientes al rojo vivo hasta morir.

      La Sirenita

      La historia de Disney sigue las aventuras de Ariel, la princesa de un reino marino. Es una chica muy curiosa y le encantan los objetos que provienen de la tierra, aunque su padre siempre intente retenerla y prohibirle que suba a la superfície. Un día salva a un chico que resulta ser un príncipe de la superficie y ella se enamora. Decide hacer un trato con Úrsula, la malvada de la historia, que le quita la voz a cambio de darle piernas. Al final la sirenita consigue derrotar a Úrsula y se vuelve humana para poder casarse con el príncipe, logrando que su padre lo acepte.

      En el cuento de los hermanos Grimm la sirenita también salva al príncipe aunque él se piensa que fue otra chica. Ella también decide hacer el pacto con la malvada bruja pero en este caso a parte de robarle la voz, también le dolerían los pies al andar y si el príncipe se casaba con otra mujer ella desaparecería. Ella decide beber la poción que le dará piernas igualmente y pierde el conocimiento, es rescatada por el príncipe y la lleva a su castillo. Aunque él le tiene cierta estima, en su corazón solo está la supuesta chica que cree que le salvó. Al final él se casa con la otra chica y la sirenita se tira al agua mientras desaparece hasta convertirse en espuma marina.

      Si éstas versiones aún no eran aptas para los ideales de Disney, las historias originales de dónde sacaron los cuentos los hermanos Grimm aún eran más horripilantes, trágicas e incluso insoportables. Había muertes, violaciones, amputaciones… Los dos hermanos adaptaron las historias para que fuesen más agradables y dulces, y Disney las acarameló aún más con el típico “happy ending” que nos acostumbraron los cuentos de pequeños.